¿Por qué salta el diferencial?

aitelec Electricidad 0 Comentarios

Es habitual en algunas viviendas, sobre todo aquellas más antiguas, que salte el diferencial y se vaya la luz.

Pese a que podemos ir al cuadro eléctrico y volver a levantar el interruptor del diferencial, es una molestia importante, ya que nos interrumpe en lo que estemos haciendo, además de que podemos perder la información que estemos editando en ese momento en el ordenador, o que desconecta la calefacción por la noche y nos encontramos que la casa está fría y no funciona nada cuando nos despertamos. En el peor de los casos, un gran número de interrupciones puede provocar que algún aparato de la casa se estropee.

Antes de nada, un interruptor diferencial es un elemento eléctrico destinado a proteger a las personas ante contactos eléctricos y también, de paso, protege de derivaciones de una cierta potencia. Funciona detectando corrientes que se derivan al exterior del circuito eléctrico como cuando una persona toca un cable eléctrico o un cable no está bien aislado y deriva parte de la electricidad a tierra.

Tiene una palanca similar a cualquier otro interruptor automático, pero además siempre tiene un pulsador para comprobar el correcto funcionamiento del aparato, en este caso, el botón amarillo. Si pulsamos el botón y el diferencial se dispara significa que funciona correctamente. Es importante recordar que un diferencial se debe probar regularmente para comprobar que sigue operativo. La recomendación es que se haga cada mes. Si no conseguimos dicha periodicidad, debemos asegurarnos de que al menos se prueba un par de veces al año.

Los saltos intempestivos de este elemento pueden producirse por tres motivos principales:

1. El diferencial está estropeado
Es posible comprobar el correcto funcionamiento del dispositivo mediante un aparato analizador de interruptores diferenciales que está incluido dentro del equipo obligatorio del electricista. Este aparato mide la sensibilidad del elemento ante diferencias de intensidad de corriente y comprueba su correcto funcionamiento. El caso más común ocurre porque el diferencial es antiguo (caso de muchas viviendas construidas antes del año 2000). Si el motivo es un funcionamiento incorrecto del diferencial, la solución obviamente, es cambiar el diferencial por uno nuevo. Como es lógico, es necesario cambiar el diferencial por uno con las mismas características.
2. Existe una derivación en algún punto del circuito eléctrico
Una derivación ocurre cuando algún cable de la “eléctrico” de la vivienda está mal aislado, o bien está en contacto con algún elemento ajeno a la instalación eléctrica. También, puede ocurrir en cualquier aparato eléctrico que esté conectado, especialmente en aquellos que están conectados a tierra, es decir, que tienen un enchufe con toma de tierra, tipo schuko (los enchufes habituales que tiene dos conectores metálicos que sobresalen del lateral de la toma de corriente).
Si la derivación se encuentra en el cableado de la vivienda, suele estar más habitualmente en lugares húmedos como el baño o la cocina. En estos casos, el cable es antiguo y el aislamiento del cable (la parte de plástico o tela, en los cables más antiguos) está muy deteriorada y hace algún contacto con las paredes, el yeso de la caja en la que está metido el enchufe o con otras partes del enchufe mismo. En ese caso una pequeña parte de la corriente eléctrica se deriva por ese contacto.

3. Algún aparato está introduciendo corrientes de alta frecuencia
Por último, en algunos casos el problema es que existen corrientes de alta frecuencia en el circuito eléctrico, normalmente producidas por aparatos electrónicos como ordenadores o aparatos que tengan una fuente de alimentación de baja calidad que no filtre los armónicos y los introduzca en la red.
Los armónicos afectan al funcionamiento de los diferenciales y pueden conseguir que este salte. El diagnóstico en este caso se puede realizar mediante un «analizador de red» o «analizador de calidad de la energía eléctrica» pero que suele ser más complejo de utilizar. En muchos casos el diagnóstico de esta situación se realiza por exclusión. Analizada la instalación, si descartamos los dos casos anteriores, deduciremos que el problema proviene de corrientes de alta frecuencia.

Energía eficiente

aitelec Electricidad 0 Comentarios

No es extraño que la energía se haya convertido en el centro del debate en muchos sectores. En último término, gran parte del funcionamiento de la sociedad contemporánea descansa sobre el uso y consumo de energía procedente de diferentes fuentes energéticas. Un día típico de un habitante de un país europeo, por ejemplo, pasa por el uso de diversas fuentes de energía para la satisfacción de las necesidades personales más esenciales como la higiene, la alimentación, el transporte, para ir a trabajar, etcétera.

Pero qué sucede con aquellos que por alguna razón no tienen acceso a este uso de la energía o que lo tienen muy limitado debido a su alto coste. Qué sucede con las necesidades que no son satisfechas por la existencia de una brecha de infraestructura o recursos económicos que impide a una persona, un grupo social, una comunidad o un país entero utilizar la energía para cumplir con estas necesidades básicas. Cuando no hay la posibilidad de contar con energía eléctrica para la producción de agua caliente sanitaria, y sobre todo, la calefacción suficiente para contar con un confort térmico mínimo a lo largo de todo el año, es en ese momento que podemos hablar de pobreza energética.

Este no-acceso a los recursos energéticos puede darse de formas muy disímbolas: está el hecho de vivir en una sociedad industrializada y no contar con los recursos económicos para poder beneficiarse de una infraestructura existente, y está por el otro lado, el vivir en una comunidad que no cuenta con la infraestructura necesaria para proporcionar a todos sus habitantes el acceso a la energía necesaria para la satisfacción de sus necesidades básicas.

Estos dos polos paradójicos hablan, sin embargo, de una misma situación de precariedad que se hace más acuciante cuando las condiciones meteorológicas son más duras: frío o calor extremo, por ejemplo. Pensemos por ejemplo en una familia española con los adultos en paro, con una situación económica inestable y que se ven orillados a reducir su consumo de electricidad en invierno o incluso pierden el servicio por falta de pago. Ello puede incluso implicar riesgos sanitarios de otra índole, pues, por ejemplo, hay personas que ante el frío y en la incapacidad de utilizar un sistema de calefacción formal, usan otros medios, como por ejemplo dejar el horno o la estufa encendidos toda la noche, y ello puede llevar a una intoxicación con gas. En un caso reciente, una mujer mayor murió en un incendio pues utilizó una vela para tan solo iluminar su hogar en vista de que su servicio de electricidad había sido cortado por falta de pago.

Aproximadamente cinco millones de personas viven en la pobreza energética tan solo en España. Ningún país está completamente exento de la presencia de esta problemática, y las soluciones que se vislumbran y proponen son tan diferentes como aristas contradictorias tiene el problema. Sin embargo, es posible que la generalización en el uso eficiente de la energía pueda ser una herramienta que ayude a solucionar este problema, no en el plazo inmediato, pero sí a medio y largo término.

Para entender cómo la eficiencia energética puede convertirse en un aliado constante del combate contra la pobreza energética, hay que entender bien la noción de uso eficiente de la energía. Utilizar la energía eficientemente no es sólo ahorrar energía. No es sólo usar energías limpias y renovables. Tiene parte de estos elementos, pero también otros más. La eficiencia energética es sacar el mejor partido de cada “gota” de energía que se tiene y con ella, producir de forma continua los satisfactores que se necesitan. Representa el no desperdiciar la energía luminosa y calorífica más accesible que existe: la del sol, y sacarle el máximo provecho desde el planteamiento de un hogar o un edificio o cualquier tipo de inmueble, o incluso un vehículo, una plantación, etcétera. Representa utilizar las fuentes energéticas de forma reflexiva y facilitando desde la estructura, el que rinda sus mejores frutos.

Si uno de los problemas que genera la pobreza energética es que las personas no pueden pagar por la energía que consumen, podemos ver que si su vivienda estuviese pensada para aprovechar al máximo la energía que utiliza, este gasto sería menor y, por ende, habría menos riesgo de caer en situación de precariedad. Evidentemente, el camino que lleva al uso eficiente de la energía en casas y pisos de toda España (y otros países y latitudes) es largo y no es sencillo, pues en muchas ocasiones las reformas precisas en un parque inmobiliario envejecido o deficiente en términos de eficiencia, son muchas y no siempre son baratas. Pero es necesario que empiece a existir una “mentalidad” de la eficiencia y que no sólo de forma obligatoria, sino por convicción, autoridades, iniciativa privada y sociedad busquen las medidas adecuadas para ir limitando la precariedad energética apoyándose en el uso eficiente de la energía.

Rentabilidad de las energías renovables y el autoconsumo como una oportunidad

aitelec Electricidad 0 Comentarios

La UE está en alcanzar su objetivo de energía renovable para 2020. En 2017, la cuota de las energías renovables en la combinación energética de la UE alcanzó el 17,52%. Las inversiones en energías renovables están cada vez más impulsadas por el mercado y, lo mejor de todo, la cuota de las subvenciones públicas está disminuyendo.

Esto es posible por la significativa reducción de costes en las tecnologías de energía renovable, la disminución de las subvenciones a través de sistemas de apoyo más competitivos y ejemplificado por los numerosos resultados de las subastas de bajo o nulo coste en varios países europeos.

Prices

Todo ello abre la puerta al autoconsumo que tiene grandes beneficios en forma de una menor dependencia energética de los recursos fósiles pero, para ver los incentivos hacia este modelo, hay que hacer especial hincapié sobre la rentabilidad.

El autoconsumo: el cambio de modelo hacia la descentralización

En primer lugar, hay que definir qué entendemos por autoconsumo, y no es nada más que el consumo por parte de uno o varios consumidores de energía eléctrica proveniente de instalaciones de generación próximas a las de consumo y asociadas a las mismas.

Dentro del autoconsumo tenemos dos modalidades: el autoconsumo sin excedentes, que en ningún momento puede realizar vertidos de energía a la red y autoconsumo con excedentes, en el que sí se pueden realizar vertidos a las redes de distribución y transporte.

Desde la perspectiva de los consumidores finales, el autoconsumo puede ser una alternativa económica más ventajosa que el suministro tradicional exclusivo desde la red. Además, la norma fomenta el autoconsumo de proximidad y, en definitiva, un papel más activo de los consumidores finales en su abastecimiento energético, que constituye una demanda de la sociedad actual.

Con la reducción de costes, se abre la puerta al autoconsumo, un choque de modelo frente a las estructuras del mercado de la electricidad se diseñaron para un modelo eléctrico centralizado, en el que la electricidad procedente de fuentes convencionales (como los combustibles fósiles y la energía nuclear) se transportaba primero a través de la redes de trasporte y luego a través de la redes de distribución, antes de llegar al consumidor.

Energy Michael Levi Windfarm 631

A medida que entran en el mercado más energías renovables descentralizadas y otras nuevas tecnologías, como la respuesta a la demanda, el modelo eléctrico se ha ido descentralizando, con una generación descentralizada que alimenta la red de distribución. Esto ha planteado interrogantes acerca de cómo están estructuradas las fuentes del mercado eléctrico y cómo deben ser rediseñadas para esta realidad cambiante.

Rentabilidad para el autoconsumo

Pero la pregunta que nos surge es si realmente la opción del autoconsumo es una opción de inversión rentable para que el consumidor sea al mismo tiempo el productor.

En primer lugar, señalar que anteriormente lo tenían difícil para los clientes con instalaciones con instalaciones inferiores a 100 kW por el hecho de recibir remuneración por excedentes de electricidad. Debían registrarse como empresas productoras de electricidad y cumplir con los mismos requisitos que cualquier proveedor de electricidad.

Con el Real Decreto 244/2019 del Gobierno del PSOE, las instalaciones de autoconsumo fotovoltaica de potencia menor a 100kW, es decir, hogares y pymes, recibirían una compensación en la factura eléctrica por parte de la comercializadora que puede llegar hasta el 100% de la energía consumida por el usuario en ese mes. Esto se traduce en una descentralización de la generación eléctrica con capacidad de rentabilizar los excedentes.

Ministerio

Por lo tanto, para hablar de rentabilidad y los plazos de amortización debemos de tener en cuenta el ahorro energético en la factura eléctrica por la propia instalación fotovoltaica y la compensación en nuestra factura por verter a la red nuestros excedentes.

Green Peace evalúa que en un escenario base en el que los excedentes se remuneren con 0,04 euros/kWh y en el que los hogares instalan 2 kW de energía solar fotovoltaica y las pymes 15 kW, reflejando unos períodos de amortización de la inversión se sitúan entre 7,5 y 12 años, en otras palabras rentabilidades entre el 8,33% y el 13,33%. Sin duda, estamos hablando de rentabilidades atractivas en un escenario en el que actualmente nos encontramos con los tipos en mínimos históricos.

Con la anterior legislación, en el que hogares y pymes renunciaban a la remuneración, los hogares no pagan un cargo transitorio, el llamado peaje, por la electricidad consumida por ellos mismos, y las pymes sí pagan un cargo transitorio por la electricidad consumida por ellos.

En estas circunstancias, el período de recuperación de la inversión será sustancialmente menos atractivo: entre 10 y 25 años. Por lo que la nueva normativa, es un incentivo claramente ofrece un marco más atractivo para el autoconsumo y su inversión.

Ten en cuenta tu instalación eléctrica

aitelec Electricidad 0 Comentarios

Las instalaciones eléctricas de nuestras casas y oficinas tienen que ser seguras, y estar realizadas por profesionales del sector. Una instalación que no cumpla la normativa, nos pone en riesgo.

Todas las tensiones de uso doméstico conllevan un riesgo de choque eléctrico si se tocan partes energizadas que puede causar fibrilación ventricular y muerte. Por ello se debe proteger tanto a animales como a humanos del contacto directo. Los cables siempre deben estar aislados o fuera del alcance de humanos y animales. Los gabinetes metálicos del equipo eléctrico deben ser puestos a tierra. Cada país tiene sus normas que especifican los detalles técnicos.

La gran cantidad de electrodomésticos que tenemos en nuestras casas, frigorífico, lavadoras, microondas, centros de planchado, secador, horno, aspiradora, televisión, calefacción, termo eléctrico… todo tiene que funcionar de forma correcta y en muchas ocasiones conectamos varios electrodomésticos a la vez, necesitamos tener la potencia suficiente para que no “salte” el automático y sobre todo para que no se caliente el cuadro, se queme y terminemos teniendo una avería.

Hacer revisiones periódicas de nuestra instalación eléctrica es necesario para poder detectar y solucionar cualquier deterioro, tenemos que ser muy conscientes de los riegos y de los peligros que corremos.

Nuestra empresa día a día realizamos nuevas instalaciones preparadas para cubrir las necesidades de cada casa u oficina, así como revisamos y realizamos el mantenimiento para que no se produzcan ninguna sorpresa desagradable.

Una empresa hoy en día no se puede permitir tener cortes de luz por tener una instalación deficiente ya que tampoco puede producir, los ordenadores “tienen toda la información” de sus clientes, se pueden estropear si se producen subidas o bajadas de tensión esto en oficinas, pero al igual pasa con la maquinaria que necesitan conexión eléctrica para funcionar sin luz ninguna empresa pude funcionar al igual que nuestros hogares.

Contacta con nuestro equipo de profesionales tanto para realizar una nueva instalación como para que revisemos y hagamos el mantenimiento de tus instalaciones.